¿QUÉ ESTÁ CAUSANDO LOS ESPASMOS EN MI VAGINA? ¡LA TERAPIA CON LUZ ROJA Y AZUL PUEDE RESOLVER!

Cuando ocurre un espasmo en la pantorrilla cuando estás corriendo, te saca de tu entrenamiento y tienes que relajarte y dejarlo pasar. Te sientas en el pavimento y trabajas el músculo con los dedos para eliminar la tensión y el estrés. En la mayoría de los casos, es doloroso, pero puede soportarlo y volver a la carretera o la pista después de descansar un poco.

Sin embargo, un espasmo pélvico o vaginal es otro problema. Las mujeres que experimentan la aparición de estos espasmos pueden llegar hasta la pelvis y comenzar a manipular músculos y ligamentos. Como resultado de la inaccesibilidad de los músculos pélvicos, las mujeres que experimentan síntomas de calambres pueden encontrar que duran desde unos pocos minutos hasta unas pocas horas.

Pasar un día entero sufriendo espasmos y calambres en la vagina y la pelvis te volverá loco. Esta situación afectará su salud mental y, en algunos casos, podría caer en una depresión.

Afortunadamente, existe un tratamiento disponible para los espasmos de los músculos vaginales y pélvicos. La terapia de luz roja y azul envía longitudes de onda de luz a través de la piel, penetrando los tejidos musculares y los ligamentos. La terapia con luz roja estimula la producción de energía a nivel celular, aflojando los ligamentos y músculos, permitiéndoles relajarse.

 

¿Cuáles son los síntomas de un espasmo pélvico o vaginal?

Un espasmo suele aparecer de repente. Te sentirás bien y, unos minutos después, estarás escribiendo con dolor.

El suelo pélvico es un grupo de músculos de la pelvis que mantienen unidos la vejiga y el útero. Cuando el suelo pélvico experimenta un espasmo, se siente como si alguien le metiera la mano en la vagina y le apretara el útero y la vejiga con fuerza.

Los síntomas relacionados con un espasmo pélvico incluyen los siguientes.

  • Presión y dolor en el recto, la pelvis o la vagina.
  • Una necesidad frecuente de orinar, incluso después de ir al baño.
  • Siente dolor al orinar
  • Disfunción intestinal y sensación de pesadez en la pelvis.

Las mujeres que experimentan espasmos pélvicos frecuentes también pueden encontrar que el sexo es doloroso. La vagina se aprieta y se vuelve rígida y rígida, provocando síntomas de dolor durante la penetración.

 

¿Cuál es la causa de los espasmos musculares pélvicos?

En la mayoría de los casos de espasmos vaginales y pélvicos, el culpable es un suelo pélvico débil. Cuando el piso pélvico está débil, puede hacer que el útero y la vejiga se caigan. Como resultado de estos cambios, los músculos pueden comenzar a sufrir espasmos debido a que están fuera de lugar. Hay varias razones para un piso pélvico débil, incluidas las siguientes.

  • Parto
  • Esfuerzo debido al estreñimiento
  • Levantar objetos pesados
  • Trastornos de los tejidos conectivos
  • Obesidad

Algunas mujeres experimentan espasmos en los músculos del suelo pélvico que rodean el recto. Estos espasmos a menudo ocurren después de defecar y pueden empeorar al sentarse o acostarse. Esta afección provoca una sensación de dolor más arriba en el recto.

 

¿Qué tratamientos ayudan a prevenir o calmar los espasmos de los músculos del suelo pélvico?

Si experimenta alguno de los síntomas de espasmos vaginales y pélvicos, programe una cita con su médico. Su médico realizará un panel hormonal para controlar su análisis de sangre. Después de recibir sus resultados del laboratorio, lo llamarán para una cita de seguimiento para discutir su tratamiento.

Algunos de los tratamientos más efectivos para los espasmos vaginales y pélvicos incluyen dispositivos de terapia de luz azul roja que ayudan a relajar los músculos de la pelvis y la vagina. La terapia de luz roja (RLT) es la mejor opción para ayudarlo a recuperarse de un espasmo.

Con un tratamiento frecuente, notará excelentes resultados. Después de algunas semanas de terapia, verá que la frecuencia e intensidad de sus espasmos comienzan a disminuir.

 

¿Qué hace cuando experimenta un espasmo pélvico o vaginal?

Controlar su respiración es una de las mejores formas de controlar la intensidad de un espasmo. La próxima vez que sienta que se acerca uno, siga este procedimiento.

  • Acuéstese de espaldas y doble las rodillas
  • Inhala profundamente y visualiza el aire entrando en tu abdomen y pelvis.
  • Relaje los músculos mientras exhala y repita
  • Recuerde realizar respiraciones profundas y circulares, sin pausas intermedias.

Si tiene espasmos vaginales, existe ayuda. Haga una cita con su profesional médico e infórmele sobre sus problemas. Su médico adaptará un tratamiento para satisfacer sus necesidades y detendrá o disminuirá la intensidad y frecuencia de los espasmos.

Sigue leyendo

DOES RED LIGHT THERAPY WORK WELL TO ENHANCE VAGINAL HEALTH AND SLEEP?

¿FUNCIONA BIEN LA TERAPIA CON LUZ ROJA PARA MEJORAR LA SALUD VAGINAL Y EL SUEÑO?

The Vagina Diet - 7 Foods For a Happier V

La dieta de la vagina: 7 alimentos para una V más feliz

CHILDBIRTH – IS THE EXPERIENCE GOING TO WRECK YOUR VAGINA? CAN A PELVIC DEVICE HELP?

NACIMIENTO - ¿LA EXPERIENCIA VA A ROMPER TU VAGINA? ¿PUEDE AYUDAR UN DISPOSITIVO PÉLVICO?

Comentarios

Se el primero en comentar.
Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados.