Ajuste del suelo pélvico: todo lo que necesita saber sobre la PFD

El suelo pélvico se compone de un grupo de músculos y ligamentos que mantienen unidos los órganos de la pelvis. Más del 30% de todas las mujeres estadounidenses terminan desarrollando un trastorno del suelo pélvico (PFD) a lo largo de su vida.

Un PFD ocurre debido al debilitamiento de los músculos del suelo pélvico. El parto puede causar desgarros en los tejidos conectivos y las paredes vaginales, lo que resulta en un prolapso pélvico. Un suelo pélvico débil también puede provocar otros trastornos como incontinencia urinaria y fecal, así como problemas de control de los intestinos y la vejiga.

 

¿Qué es un trastorno del suelo pélvico?

Un PFD incluye afecciones como problemas de control de la vejiga y los intestinos, así como prolapso pélvico. El prolapso de los órganos de la pelvis provoca la caída de la vejiga, junto con el cuello uterino, la uretra y el recto. A medida que el suelo pélvico se atrofia y se debilita, los músculos y ligamentos ya no pueden soportar el peso de los órganos, lo que provoca el prolapso.

En casos graves, algunas mujeres pueden experimentar una protuberancia de tejido a través de la abertura de la vagina. Los problemas de incontinencia son vergonzosos e inconvenientes. Existen varios tipos de incontinencia urinaria, pero la más común con los PFD es la “incontinencia de urgencia”, en la que siente que necesita orinar todo el tiempo.

También puede experimentar pérdidas de la vejiga, lo que se conoce como incontinencia de esfuerzo. Estos síntomas de vejiga hiperactiva son comunes en mujeres embarazadas o que han dado a luz. Las técnicas de estiramiento del suelo pélvico son la única forma de restaurar la integridad estructural de la pelvis mediante el fortalecimiento de los músculos del suelo pélvico.

 

¿Existen opciones no quirúrgicas para reparar el suelo pélvico?

En casos graves de PFD, los médicos pueden operar para reconstruir la pelvis. Sin embargo, en la mayoría de los casos de PFD, el paciente puede tratarlos en casa. Existen varios programas sobre cómo fortalecer los músculos del suelo pélvico.

Sin embargo, le recomendamos que comience con ejercicios de Kegel. Desarrollados por el Dr. Arnold Kegel en la década de 1940, los ejercicios de Kegel son la mejor manera de tensar la vagina y eliminar los síntomas de la PFD de forma natural.

Al trabajar con un uroginecólogo, puede desarrollar un plan para fortalecer su piso pélvico y eliminar los síntomas de PFD; algunas de las opciones naturales disponibles para usted incluyen las siguientes.

  • Fisioterapia dirigida a fortalecer los músculos del suelo pélvico.
  • Medicamentos para mejorar su equilibrio hormonal y mejorar la producción de estrógenos.
  • Pesarios y herramientas de soporte vaginal para ayudar a tensar el piso pélvico
  • Inyecciones de Botox en la vejiga para prevenir la incontinencia.
  • Terapia de estimulación nerviosa diseñada para llegar al nervio tibial percutáneo
  • Terapia de luz roja para mejorar la producción de colágeno.

 

 

¿Es un trastorno del suelo pélvico una parte normal del proceso de envejecimiento?

No, los PFD no forman parte del proceso de envejecimiento normal. Sin embargo, se vuelven más comunes en las mujeres a medida que avanzan en la vejez. Cuando una mujer llega a los 80 años, existe un 80% de probabilidad de que esté lidiando con uno o más PFD.

Los especialistas pueden ayudar a las mujeres a entrenar y estirar el suelo pélvico. Si tiene un trastorno grave, es posible que le organicen una cirugía para reconstruir la pelvis.

 

¿Qué debe hacer si cree que tiene un PFD?

Si siente que está lidiando con un PFD, programe una cita con su médico de cabecera. Su médico hará una evaluación básica y hará un diagnóstico. Si sienten que necesita ayuda más allá de lo que pueden ofrecer, el médico la derivará a un especialista en pelvis.

 

¿Qué puedo hacer para resolver la incontinencia?

Los ejercicios de Kegel son eficaces para fortalecer el suelo pélvico. Después de unos meses de entrenamiento regular, encontrará que su incontinencia desaparece o se reduce hasta que apenas se nota.

Su dieta también juega un papel importante en su salud pélvica. Asegúrese de evitar los alimentos que contengan azúcar y evite el alcohol. Considere dejar de fumar si adopta el hábito y evita levantar objetos pesados.

La obesidad también es otro factor que contribuye a los PFD, como la incontinencia. Considere contratar a un nutricionista para que lo ayude a llegar a un IMC manejable.

 

¿Mi PFD desaparecerá por sí solo?

Es muy poco probable que su PFD mejore si lo deja solo. Es más probable que la afección progrese, creando más problemas con la salud de su pelvis.

Sin embargo, además de la fisioterapia y la medicación, tiene varias opciones. Si su uroginecólogo siente que su afección está empeorando, es posible que decida operar. Sin embargo, en la mayoría de los casos, las mujeres pueden resolver su PFD usando métodos de Kegel y métodos naturales como comer sano y perder peso.

Sigue leyendo

"Why Does My Vagina Smell Fishy?" - Tips for a Healthy Vagina in Your 50s - MyElle

"¿Por qué mi vagina huele a pescado?" - Consejos para una vagina saludable a los 50

Exercises, Treatments and Strengthening Device for an Overactive Bladder - MyElle

Ejercicios, tratamientos y dispositivo de fortalecimiento para la vejiga hiperactiva

How to Use Red Light Therapy? 7 Ways to Enhance Collagen Production - MyElle

¿Cómo utilizar la terapia de luz roja? 7 formas de mejorar la producción de colágeno